Selector Ð periodismo Ð

Haití, en el olvido

In Opiniones Humanas on junio 3, 2010 at 10:40 am

Era previsible, pero no por ello deja de ser triste. Los meses han ido pasando y Haití ha caído en el olvido. El ejemplo más obvio, la prueba más contundente, ha sido la llamada Cumbre Mundial sobre la reconstrucción de Haití celebrada estos días en la República Dominicana, en Punta Cana.

No sí si el lugar era el más apropiado. Incluso puede resultar un poco ofensivo hablar de la tragedia de Haití, de su miseria pasada, presente y futura, junto a las paradisíacas playas y las transparentes aguas de este turístico rincón dominicano, concebido como un lugar apartado, aislado dentro de la propia República Dominicana para que los turistas europeos no tengan que “mezclarse” con la realidad dominicana.

Probablemente los problemas logísticos y de infraestructura impedían celebrar la cumbre en el mismo Haití o en la frontera con República Dominicana, pero Punta Cana no parecía, desde un punto de vista ético y estético, el más apropiado.

En cualquier caso, fuera apropiada o no la elección del lugar de la cumbre, y suponiendo que el anfitrión, el presidente Leonel Fernández, lo hizo con la mejor de las intenciones, la cumbre ha demostrado que Haití ha dejado de ser prioridad en la agenda internacional y en la de los medios. Han acudido noventa delegaciones, pero no ha habido presencia de los numerosos jefes de Estado o de gobierno que en un principio se esperaban o se deseaban.

La ausencia de mandatarios, aunque verbalmente se hayan renovado los compromisos, está en consonancia con la lentitud de la llegada de ayuda y del desarrollo de proyectos de reconstrucción. El propio jefe de la misión de la ONU en Haití, Edmond Mulet, explicó a los asistentes a la cumbre que la frustración de la población haitiana por su situación de precariedad y por la escasez de las ayudas está generando un clima insostenible.

Esa situación puede verse agravada aún más con la llegada de las tormentas tropicales y los huracanes, cuya temporada en el Atlántico Norte acaba de comenzar, con predicciones nada halagüeñas. Se espera una de las peores temporadas y buena parte de la población haitiana, sobre todo en Puerto Príncipe, está indefensa, sin cobijo, sin abrigo, desvalida ante lo que va a llegar.

La llamada Comunidad Internacional no tiene una obligación contractual ni política con la ayuda a Haití tras el terremoto. Pero sí tiene una obligación ética, moral, humanitaria. O debiera tenerla después de tantas promesas que se van diluyendo con el paso del tiempo. Hace unos días recibía el último correo de Beller, quien fue mi guía y motorista en Puerto Príncipe tras el terremoto. Me explicaba que la situación no ha hecho sino deteriorarse y que lo que más desearía sería irse de Haití, “porque aquí no hay futuro”. ¿Adónde han ido todas esas promesas? ¿Las van a barrer los huracanes, impulsados por los vientos del olvido?

Por Fran Sevilla en RTVE

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: