Selector Ð periodismo Ð

Del Bernabéu a los astilleros: Sandokán y el drama de colgar las botas

In historias humanas on mayo 1, 2010 at 11:43 am

Juan José Jiménez es un gaditano que trata de reciclarse laboralmente a sus 52 años después de que se le haya acabado el contrato en los astilleros de su ciudad. Su currículum, extenso, podría ser como el de otros tantos españoles en su situación, salvo por un detalle importante: durante tres años corrió la banda derecha del Santiago Bernabéu vistiendo los colores del Real Madrid. Sandokán vive una realidad alejada de ese glamour, luchando por ganarse el pan. Después de colgar las botas, la vida sigue.

El ex jugador de Cádiz y Real Madrid, recordado por su frondosa melena y barba, no tira la toalla y realiza un cursillo para poder colocarse en un geriátrico, y ayudar a personas mayores. La vida del deportista de élite como es fugaz, y aunque el dinero mane sin cesar, el momento en el que se cierra el grifo se abren las dudas de qué hacer en la vida.

“No pensé en colocarme en el mundo del fútbol como entrenador o como alguien ligado a esto”, nos cuenta Juan José Jiménez. “Cuando era jugador ya no me gustaba entrenar, así que vi que no podría hacerlo después. No era lo mío”. Y es que no todos pueden (o quieren) ser Guardiolas o Mícheles.

Sin embargo, está satisfecho con lo logrado durante su carrera. “Estuve tres años en el Real Madrid y eso antes era bueno a nivel económico. Ahora ya sería espectacular. Con el dinero que gané me pude comprar mi actual casa y mi plaza de garaje”, nos indica.

Sandokán no es un caso único en un mundillo donde el dinero desaparece con la misma velocidad que llega. La Asociación de Jugadores de la NBA asegura que el 60% de sus asociados acaban en la ruina sólo cinco años después de abandonar el baloncesto, donde el salario medio ronda los seis millones de dólares anuales. La incapacidad de mirar al futuro durante la juventud supone un duro golpe en la retirada.

“Cuando tienes 18 años piensas que lo sabes todo”, explica Juan Mari Zorriqueta, presidente de la Federación Española de Asociaciones de Futbolistas Veteranos (FEAFV), que agrupa a 4.000 ex jugadores. “Es el mismo problema que con los hijos. A una persona joven le hablas de problemas de lo que va a venir luego y te mira raro”.

“Al final, cada uno se reinserta laboralmente como puede. También es una cuestión del interés que tenga cada persona”, afirma Zorriqueta. “Yo empecé a estudiar ingeniería mientras que era futbolista y me marqué como reto terminarla y así lo hice”.

Y es que hay deportistas que cosechan éxito en otras parcelas profesionales. Es el caso de Ferrán Martínez, conocido pívot de Jouventut y Barcelona, entre otros. Ocho años después de disputar su último partido, se dedica, precisamente, a asesorar a deportistas sobre cómo gestionar su patrimonio a través de la división Sports & Entertaiment del Banco Sabadell.

Ferrán, con diversos títulos en análisis económico y financiero, se considera un caso atípico en el mundo del deporte de élite. “Maduré muy pronto. A los 12 me fichó el Barça y a los 16 ya estaba con el primer equipo. Esto, unido a la insistencia de mi madre para que estudiase, me proporcionó más perspectiva”. La familia del ex pívot resultó fundamental para haber logrado éxito después de su carrera deportiva y es que, para Ferrán, el entorno es muy importante.

“Cuando eres una persona famosa te salen amigos de debajo de las piedras. Te ofrecen negocios en los que ellos ponen la idea y tú, el riesgo. Los deportistas sabiendo que tienen liquidez en ese momento no miden ese riesgo”, nos indica Ferrán.

“Cerrar el grifo de golpe es un gran impacto” La planificación es una de las labores a tener en cuenta por el futuro ex deportista, según los entrevistados. “Cerrar el grifo de golpe es un gran impacto”, asegura Ferrán, que aboga por mantener una “disciplina de ahorro” y una mínima formación financiera para comprender que se hace con el dinero.

“Muchos llegan a última hora, cuando se acaban de retirar. Vemos cómo podemos gestionar lo que tienen, pero si a esas alturas ya han dado algún bandazo, no se puede recuperar el dinero perdido, así que les asesoramos para la parte que han logrado ahorrar”, afirma el ex pívot. Incluso, lejos de acudir a gestores especializados como Ferrán, la Mutualidad de Deportistas Profesionales ofrece el Deporplan, un plan de ahorro para deportistas profesionales. Menos glamouroso que las inversiones financieras de la banca privada, pero algo seguro para aquellos que no ganan cantidades astronómicas. “El que gana menos es el más consciente de la necesidad de ahorrar”, indica el ex pívot.

“Los medallistas olímpicos, por ejemplo, gastan mucho dinero en su preparación, por lo que les resulta muy difícil ahorrar. Las mega-estrellas no piensan que les haga falta asesoramiento”. A pesar de todas las posibilidades, arruinarse es una opción que no debe quedar excluida. “Aproximadamente, el 10% de nuestros asociados lo está pasando mal”, asegura Zorriqueta. “Nosotros ayudamos en lo que podemos y conseguimos fondos a través de partidos benéficos o a través de los propios clubes”. La carrera de un futbolista puede ser corta, pero puede bastar. Sandokán lo tiene claro: “Si ya nos diesen una pensión justo después de jugar, esto sí que sería un chollo”.

Por Carlos Camino en El Confidencial

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: