Selector Ð periodismo Ð

De ‘Liberad a Willy’ a ‘Orca, la ballena asesina’

In historias humanas on febrero 25, 2010 at 4:13 pm

¿Recuerda alguien la encantadora película ‘Liberad a Willy’? ¿No era curioso que la orca—’Willy’ en la película, ‘Keiko’ en la vida real—tuviera la aleta dorsal doblada?

Las orcas en libertad no tienen la aleta dorsal—que puede llegar a medir dos metros en los machos, como ‘Keiko’—doblada casi nunca. Pero entre las orcas en cautividad eso es muy común, incluso entre las hembras, que la tienen mucho más pequeña. Por poner un ejemplo, apenas el 1% de las orcas de la Columbia Británica, en Canadá, tienen colapsada la aleta dorsal. En los acuarios, sin embargo, entre el 60% y el 90% de los machos sufren esa anomalía.

Ésa es una diferencia entre las orcas salvajes y las de los parques de atracciones. Hay otra más dramática: las orcas salvajes no atacan a las personas. Esto ha quedado de manifiesto de manera dramática en las islas Crozet, cerca de la Antártida, donde las orcas salen del agua (igual que en Península Valdés, en Argentina) para comer focas. Los delfines (porque las orcas no son ballenas, sino delfines) saben distinguir perfectamente cuándo se trata de una persona o de un elefante marino, y sólo atacan a los segundos. El macho que el lunes asesinó a su cuidadora, Tilikum, tiene la aleta tan doblada que en las fotos, parece que no la tiene.

Hay más: una vez que ha pasado los primeros años de vida, en los que su tasa de mortalidad es muy alta, una orca en libertad puede vivir fácilmente hasta los 60 años. En cautividad, normalmente no llega a los 30, aunque su esperanza de vida está aumentando. Las orcas cautivas perecen frecuentemente de neumonía, una enfermedad poco común entre sus congéneres salvajes. Finalmente, las orcas cautivas paren más jóvenes que las salvajes, y frecuentemente rechazan a sus crías.

¿Por qué, entonces, las orcas de los acuarios presentan todas esas anormalidades?

La respuesta es sencilla: por estrés y por vivir en un medio ambiente totalmente ajeno al suyo. Las autoridades estadounidenses creen que la aleta doblada es un signo de ansiedad, falta de ejercicio o un tiempo excesivo en la superficie.

El problema es que no existe forma de recrear un entorno natural. Y, para complicar las cosas, las orcas son animales con una vida social enormemente compleja. Aún no está claro cuántas comunidades de orcas hay en el mundo, ni tan siquiera si existen subespecies, pero sí se sabe que al menos hay tres grandes grupos de estos cetáceos que tienen costumbres diferentes, y, probablemente, ‘hablan’ ‘dialectos’ distintos y, por tanto, no son capaces de comunicarse entre sí.

En el Pacífico Norte, por ejemplo, se ha determinado que hay orcas que viven cerca de la costa en grandes grupos, tienen un ‘lenguaje’ amplio y se alimentan de peces. Otras viven en parejas, mar adentro, y son muy silenciosas. Finalmente, existe un tercer grupo que forma grandes bancos y también reside en alta mar, del que apenas se sabe nada. Aparentemente, los tres grupos se ignoran entre sí.

Con semejantes diferencias entre las orcas que viven en la misma zona, cabe pensar cómo puede formarse un grupo estable con un animal capturado en Islandia, como Tilikum, con dos hembras desconocidas. Ahora, Tilikum, el ‘asesino’, es un animal que no puede vivir en cautiverio y tampoco salvaje, porque fue capturado cuando apenas tenía dos años de edad.

Su historia es una reflejo de los problemas de tener animales inteligentes, sociables y agresivos como si fueran perros o gatos.

Por Pablo Pardo en El Mundo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: